Translate

viernes, 20 de marzo de 2015

Mensaje al Capitán Straube





Salvador Reyes



Capitán, otra vez va a llegar el invierno.
¿Y nuestro viaje? Lo discutimos hace ya tanto tiempo
Sin embargo, estamos aún amarrados al muelle
fumando nuestro tabaco de musgosas redes.

Yo he intentado sembrar un árbol como un hombre serio.
¿Y qué cree usted que floreció? La Rosa de los Vientos
Es inútil, inútil, mi querido Capitán:
es ya la hora de hacernos a la mar.

Sus gruesas botas de agua están paseando el muelle
Y la marea mece blandamente nuestro queche.
Como las líneas de una mujer, saboreamos las líneas del barco.
¡Capitán, ya es la hora de tomar el largo!

Todo está a bordo: víveres, cartas, instrumentos.
Nos estrechan la mano nuestros amigos aduaneros.
Allí arden las luces sollozantes de los adioses
y resbalan en la garganta de la noche húmeda y salobre.

Pienso en el viento que se desborda por la relinga de los foques,
en el bauprés clavando el corazón del Norte.
Estalla un puñado de estrellas a popa, en la noche del Pacífico
y grito: ¡Adiós para siempre, Valparaíso!

Más allá del faro el viento hinchará la cangreja;
rápidamente alcanzaremos la estera de las ballenas,
El mar libre y áspero, la soledad que cuadra bien al hombre
y la danza negra y desnuda del horizonte.

La maniobra obedece fácil a su voz marítima;
me oriento perfectamente por la estrella de su pipa.
Sólo el rostro de una mujer puede encerrar, Capitán,
el infinito, el vértigo del mar.

La tempestad, las maldiciones, la sal que escuece la boca;  
nuestras manos que sangran aferrando la escota
y no saber si mañana veremos el día…!
¡Votó al diablo! Son cosas que vale la pena vivirlas.

Podríamos peinar las cabelleras del infierno.
¿Se acuerda usted de cuando era Capitán de la “Tenglo”?
Desde un pasado soberbio de valor y violencia
se alza su puño de piedra frente a la tripulación insurrecta.

Ahora, libres entre el cielo y las olas,
cortamos trozos al destino con el cuchillo de la roda
y nos hartarnos de vida con esa gula de los marinos.
¡No hay más verdad que el goce de nuestros instintos!

El Pacífico, árbol generoso, con sus frutos de puertos…
Guayaquil, Panamá, San Francisco y los atoles polinésicos.
Nuestro queche plega las olas en las quietas bahías,
y en la playa, desnuda y perezosa, se tiende a descansar la vida.

¡Cierra caña a estribor!.... ¡Oh, Capitán Straube!
Como una mujer tiembla el barco de la quilla a los mástiles.
La gran posesión del mar y su beso desnudo
y nosotros corriendo a pleno trapo en la juventud del mundo.

Agua salobre, viento salobre, vida salobre.
Flecha clavada en la fama del horizonte.
Tiburones y albatros enlazan el cielo y el mar.
¡Es la hora de levar anclas, Capitán!



                                                                                            1922





No hay comentarios:

Publicar un comentario