viernes, 30 de octubre de 2020

Viola china

 
 

Viola china

 

Camilo Pessanha 


                                    A Wenceslau de Moraes


Al son de la viola morosa

Se va apagando el parloteo

Sin que amodorrado atienda

La fastidiosa monserga.

 

Sin que en mi corazón prenda,

En tanto, nasal, minuciosa,

Al son de la viola morosa,

Se va apagando el parloteo.

 

¿Pero qué cicatriz melindrosa

Hay en él, que esa viola ofenda

Y hace que las alas distienda

En una agitación dolorosa?

 

Al son de la viola, morosa…

 


Viola chinesa

 

Ao longo da viola morosa

Vai adormecendo a parlenda

Sem que amadornado eu atenda

A lenga-lenga fastidiosa.

 

Sem que o meu coração se prenda,

Enquanto nasal, minuciosa,

Ao longo da viola morosa,

Vai adormecendo a parlenda.

 

Mas que cicatriz melindrosa

Há nele, que essa viola ofenda

E faz que as asitas distenda

Numa agitação dolorosa?

 

Ao longo da viola, morosa...

 


Versión Pedro Marqués de Armas


A 100 años de Clepsydra de Camilo Pessanha. En la foto junto a Wenceslau de Moraes, en Hong Kong, circa 1895. 

 


miércoles, 28 de octubre de 2020

Exhortaciones al miedoso

 


Juan Carlos Flores

                                                                     a Pedro Marqués y Ángel Escobar

 

Oh miedoso

entre el cielo y la isla no son puentes

quédate si una moneda caes al turbio río.

El pájaro de entonces no rescataría la luz

su pico no podará las máscaras que asumes a la noche

cuando los hilos de la ciudad son las grietas en el rostro

y otras aguas impulsan un ataúd hasta su sábanas sedientas.

El pájaro no salvaría esa fruta del pantano

implora escarchándote las yemas contra columnas sin después

mejor levántate como quien ya besó la cruz tres veces.

El pájaro jamás será tu perro junto al frío

sus ojos no tendrán escaleras como tenía la madre o la muchacha

siguen establos los hondos almacenes íntimos.

Acaso el viento girador desuelle

un buque o fuego más allá de la luna

mientras tus uñas dividan el hígado de un alce.

Retira los corceles porque allí nace de súbito la esfinge.

Que todas las agujas conviertan tu corazón en un escudo

que no dejen de convertirlo en una esponja

que en ti no azogue el rojo ni se incline

que al estallar la fruta se quiebre la paz de los festivos.

Hay espejos.

Las manos de la noche aún pueden regalarte el mar

o un desierto donde las sierpes sean los árboles.

Hay anillos.

Que un largo resplandor te astille y odies

la humareda que soy

como ahora te odias frente a tu oscuro doble:

quien era el amigo es mapa olvidado por los astros

quien tuvo caracol te da su último heno.

Quedan espadas y una mesa y mantel para las redondeces

un niño con la incesante sal de sus antepasados; 

le llamarán El Foso pero tendrá números y llaves.

La muerte

y los altos castillos que no piensas.

– Entre el cielo y la isla los tigres robando.

 


domingo, 25 de octubre de 2020

Modelo para una teoría del conocimiento


Hans Magnus Enzensberger


Aquí tienes una caja,

una caja grande

con una etiqueta que dice

caja.

Ábrela,

y dentro encontrarás una caja,

con una etiqueta que dice

caja dentro de una caja cuya etiqueta dice

caja.

Mira adentro

(de esta caja,

no de la otra)

y encontrarás una caja

con una etiqueta que dice…

y así sucesivamente,

y si sigues así,

encontrarás

tras esfuerzos infinitos

una caja infinitesimal

con una etiqueta

tan diminuta,

que lo que dice

se disuelve ante tus ojos.

Es una caja

que sólo existe

en tu imaginación.

Una caja perfectamente vacía.

 

 

Traducción de Heberto Padilla, con la colaboración de Hans Magnus Enzensberger y Michael Faber-Kaiser. Fotografía de Rene Burri. 


sábado, 17 de octubre de 2020

Poema de Rito Ramón Aroche

 

                                                  

    Festival de Poesía de Medellín


viernes, 16 de octubre de 2020

En el corazón del otoño



Jorge Eduardo Eielson

 

Este taller dorado, señora,

Si usted suelta sus cabellos,

Su corsé, sus abundantes senos,

Arderá.

La Muerte vestida,

Calavera de viejo sombrero,

Con plumas de pato en la nuca,

Vendrá, si usted llora, señora,

Desnuda en el bosque, si llora.

Hermosa señora, qué viento,

Qué viejo ya el día, las flores,

La cera y el vino, sus ojos, señora.

Este taller dorado, señora, es el otoño.



lunes, 12 de octubre de 2020

Dejar las letras

 



Juan L. Ortiz

 

Deja las letras y deja la ciudad...

Vamos a buscar, amigo, a la virgen del aire...

Yo sé que nos espera tras de aquellas colinas

en la azucena del azul...

Yo quiero ser, amigo,

uno, el más mínimo, de sus sentimientos de cristal...

o mejor, uno, el más ligero, de sus latidos de perfume...

No estás tú también

un poco sucio de letras y un poco sucio de ciudad?

 

Sigue, sigue, por entre la bencina, sobre la lisa pesadilla

de las calles extremas, hacia la gracia de las huellas...

Ay, la ternura de Octubre, a las nueve,

ya hace, por aquí, flotar a la pesadilla

en celeste de agua...

Pero derivemos rápido, del lado de los caminos del rocío,

invisible, casi, lo adivino, en el seno mismo de la luz...

Sentémonos, mi amigo, entre estas niñas rubias

que suben y bajan, altas, por unas orillas de jardín,

apoyadas, contra los cercos, sobre un rumor de enredaderas...

El sol ha bebido sus propias perlas

y hay apenas de ellas una memoria por secarse...

No temas, no temas, y mira, mira hasta las islas...

Viste alguna vez la melodía de los brillos?

La viste ondular, todavía de gasa,

desde tus pies al cielo, sobre el río?

Oh, la misma ciudad, a lo lejos, es una música blanca

con unos silencios amatistas...

Y ahora, ahora, torna la vista alrededor...

Saluda como un aura a estas humildes gracias de miel,

capaces, sin embargo, de atraer hacia sí

a las abejas todas del día

y de volver de margaritas a la melancolía más flotante...

No las sientes curvarse bajo un amor transparente

en un hálito de alas?

O es sólo la cortesía más misteriosa

entre esa que inclina, alternadamente, a los otros finos tallos,

ante algo que al parecer es la respiración de un dios?

Saluda, también, a sus vecinas menos subidas y más pálidas:

qué delicadísimo sueño de amapolillas más pálidas,

sobre un rastreo de tases, serpentino?

Y a las apenas malvas, medio escondidas entre las espiguitas:

pétalos de alba, a su pesar, con sus secretos amarillos...

Y a las apenas níveas, por bordadas, del país de Liliput,

pero que visten, igual que a una novia, a toda la gramilla...

Y ah, a las más sin nombre que se van

con los alambres libres

en una fuga preciosa de piedritas...

Y al trébol de allí, loco de verde, y miniado de sol,

increíblemente miniado de sol en primores casi íntimos

pero que extenúan a la brisa...

Y a las verbenillas, por cierto, de aquí:

oh, la más dulce sangre labrada por los misterios

para los misterios de las hierbas.. .

Y a estos emblemas de llama, perdidos de los trigos

mas que blasonan, del mismo modo, todo el aire...

Y a esos recuerdos de la luna,

aparecidos de seda, ay, en una vigilia de espejo

que se busca, a su vez, en su infinito todavía...

Pero no olvidemos, mi amigo,

a las esbeltas criaturas que arden el azul, allá,

delante no se sabe qué sacramento etéreo:

no olvidemos, mi amigo, a las criaturas de los cardos...

Ni olvidemos a aquéllas que ya parecen abisales

con su "pasión" de cielo sobre el susurro trepador:

rêveries de qué abismo hacia otro abismo las de mburucuyá?

Y no habremos comprendido, es cierto, a todas. ..

Cómo abrazar, mi amigo, a estas miríadas del beso

que van estrellando, se diría, todos los minutos

con todos los pétalos y todos los fuegos del suspiro?

 

Y si nos corriéramos hasta el arroyito del otro lado de la loma?

Allí, lo veo, las redes hondas sin bautizo

con su penumbra colgada y su casi vía láctea de jazmines

sobre una huida de vidrios, poco menos que nocturna,

con las navecillas de cita. ..

Y los laberintos de los taludes, aún con su sin fin

de pequeñísimas miradas en los iris más inéditos,

dando no sé qué números de no sé qué otra noche

o qué mareo de gemas entre unos miedos de crepúsculo...

 

Mas no oyes al silencio, ahora, mi amigo?

Qué ave de diamante, di, sobre la línea del sueño,

se deshace dulcemente?

O qué llamado para el sacrificio, di

de campanillas de humo?

Oh, todo dorado de misivas sobre las alas del azar

es el mismo amor que no teme perderse

como la propia gracia ya, libre, sobre su propio cielo de corolas...

Y no oyes en este momento, di, al silencio o al amor más allá

de las lianas que tejiera para vencer su abismo,

asumiendo justamente la muerte con los modos de un espíritu?

Sí, en los amantes invisibles está asimismo la otra flor

o el otro lado de esa flor,

llama, serena llama, que viviría de su sombra...

Dónde, entonces, aquí, nuestras debilidades hechas dioses?

Aquí, lo que llamamos "horror", o lo que llamamos "amenaza",

sonriendo desde la semilla, se diría,

o equilibrando a las mariposas, si quieres,

con un frío que nos duele, es cierto, en lo uno de la sangre...

Pero aquí también enfrentando a lo innombrable,

algo como los honores de un ángel...

 

Mas es en nosotros, mi amigo, que la agonía es dividida,

terriblemente dividida, y expedida a la ventura...

Y aquella música blanca con unos silencios de jacarandaes?

Allí y aquí, a la vez, la condena "de la rueda",

desde las madres del río y desde las madres de las zanjas...

 

Y aquí, ay, asimismo, lo que vinimos a buscar..

Si el lirio da a los precipicios, qué le vamos a hacer?

Hay que perder a veces "la ciudad" y hay que perder a veces "las letras"

para reencontrarlas sobre el vértigo, más puras

en las relaciones de los orígenes...

O más ligeras, si prefieres, como en ese domingo

y en esa fantasía que serán...

Hay que perder los vestidos y hay que perder la misma identidad

para que el poema, deseablemente anónimo,

siga a la florecilla que no firma, no, su perfección

en la armonía que la excede...

O para ser el arpa de Lungmen

eligiendo ella sola los temas de su música,

lejos de los tañedores que se cantan a sí mismos

o que no oyen con los suyos a los recuerdos de las ramas

ni lo que dice el viento...

ni menos ven lo que el viento, por ahí, pone de pie. ..

Y aquí, además, las rimas entre los escalofríos de las briznas,

con los hilos temblando, siempre más allá de nuestra luz..

Y el rostro de Ella no escrito,

oh, recién nacido, con unos signos por hallar

y que serán, oh amigo, los que han de llevarte hasta su esencia

como las mismas, las mismas letras de tu alma...

Pero la viste a Ella,

amaneciendo aquí, Ella, de la espuma de las matas,

Venus de las colinas. Ella, sobre un flujo de jardín,

virgen profunda ésta toda aún de cabellos?


sábado, 10 de octubre de 2020

Las paralelas

 



Héctor Viel Temperley

 

— Y antes de El Escorial?— me pregunta

 

— Antes de El Escorial yo sabía muy poco de mujeres

En mi vida había una mujer

En mi vida había una mujer

 

Las dos estaban en la misma playa

y no se hablaban pero se miraban

y a mí me parecía que no se separaban

todo lo que podían separarse esos días

 

Me alejaba del mar y dibujaba

Casas viejas entre árboles

Lo más enmarañado que encontraba

Hasta que las sombras de pronto eran muy cortas

Y mis hombros ardían demasiado

 

Entonces descendía a un lugar de otra costa

Donde nunca había nadie

Porque la gente allá no se detiene

Donde nunca ve a nadie

Y menos todavía se detiene

Donde ve a un hombre solo sin camisa

Dejaba los dibujos sobre la arena y estiraba

Los dedos nadando hasta que se olvidaban

De que podían flexionales

Y después regresaba con mis dibujos enmarañados

A almorzar con mis hijos a tomar un respiro

 

Hasta que una mañana

Llevé conmigo hasta esa costa a una mujer

Y entré con ella un metro en ese mar

Donde nadaba siempre solo

Y a la nueva mañana

Llevé de nuevo hasta esa costa a una mujer

Y entré con ella un metro en ese mar

Donde nadaba sólo los días que estaba solo

 

La luz del agua la hora no sabían qué día era

Y de las dos mañanas se hacía un mediodía

Donde las mujeres mirando hacia adelante

Me flanqueaban en paz al mismo tiempo

 

Y entonces con el mar hasta el pecho un segundo

Yo pensé que el amor podía ser de paralelas

Y pensé que entre esas paralelas

Podría sostenerme en el mar muchos años

 

— Quiero oírte de nuevo —me dice

 

 — Antes de El Escorial yo sabía muy poco de mujeres

En mi vida había una mujer

En mi vida había una mujer

Ahora yo soy más joven que ellas o lo parezco

Pero en ese verano

En esos días azules

Teníamos los tres la misma edad y éramos jóvenes

 

— Quiero oírte de nuevo —me dice

 

 — Antes de El Escorial yo sabía muy poco de mujeres

Yo era mucho más joven y amaba el mar —le digo

En mi vida había una mujer

En mi vida había una mujer

Eran dos solamente y parecían de madera:

Podían sostenerme en el mar con mis hijos

 

— Quiero oírte de nuevo —me dice

 

— Ahora quiero escribir un poema —le digo.