Translate

jueves, 23 de julio de 2015

Con motivo de haber llegado a la corte cantidad de poetas cultos





Francisco Bances Candamo


Candamo, amigo, huyamos, que en poetas
hierve Madrid: ¿a qué aguardáis? huyamos;
porque de presumidos, de Candamos
fondo han dado en el Rastro cien carretas:

A Silveyra y a Góngora, varetas
ponen, cazando voces, sin reclamos,
y a Mena y Garcilaso, nuestros amos,
las dulces liras vuelven en trompetas.

Salgamos luego, y las penates musas
escondamos, devotos, en Batuecas,
mientras que graznan aves tan confusas:

Salvemos nuestros usos y sus ruecas,
porque si no al tropel de garatusas
nos moriremos de dolor de muecas.


   
Respuesta


¿Dónde queréis que huyamos, D. García,
si la que surge tenebrosa gente,
enluta con tinieblas el ambiente,
cuando más claro el sol alumbra el día?

Aun no podemos en la noche fría
contra tanto Murciélago viviente
hallar asilo: pues noruegamente
finge que el rechinar es melodía.

Las santas musas uncen a los carros
de eruditas cazcarrias salpicadas,
dándoles por conceptos fuertes marros.

No las dejemos, no, desamparadas;
la tempestad suframos de guijarros,
muramos, pues, que mueran a porradas.



En vista de la buena aceptación que han tenido los sonetos publicados en la entrega segunda del primer tomo del Colibrí, como poesía de sociedad tan poco cultivada desde la época del inmortal Quevedo, se reimprimen los adjuntos, que nada dejan que desear sobre el particular, siendo el segundo de Don Francisco Antonio de Bances y Candamo, Superintendente de Rs. Rs. de Ocaña, San Clemente Ubeda y Baeza, &c., y el primero de su amigo D. García.




El Colibrí, La Habana, tomo 2, 1847, pp. 12-13.



No hay comentarios:

Publicar un comentario